Pecados Capitales

Dentro de la historia del arte, los pecados capitales han sido siempre tema recurrente. Tal vez porque los vicios –que se contraponen y se ven redimidos por las virtudes- reflejan de manera precisa la condición humana; sus debilidades y sus defectos. Que mejor ejemplo que La divina comedia, elaborada a partir de una exhaustiva reflexión sobre los pecados y sus consecuentes castigos. 
En pintura es grandioso el legado –sobre todo aquel que proviene de etapas específicas como la edad media o el virreinato en la Nueva España–, que se deriva en buena medida, del uso didáctico de imágenes pictóricas para orientar hacia el buen comportamiento y evitar la perdición, de acuerdo a la visión de la iglesia católica.